Jerry Beretta, un fanático del "Nuevo erotismo"

Fuente: filmeweb por Fabián de la Cruz Polanco.

Al igual que como ocurrió en el caso del protagonista de esta entrevista, el que esto escribe tuvo durante su estadía en el periódico El Heraldo de México la posibilidad de acercarme a un mundo lleno de glamour y fantasía, al cual muchos darían lo que fuera por estar dentro; además de estar cerca de otras personas que, con sus ideales y experiencias, me inyectaron más deseos de permanecer y crecer de manera profesional.

Su nombre es Gerardo Beretta, o Jerry Beretta (como le conocemos todos los que hemos convivido con él), experimentado fotógrafo artístico y publicitario que en breve, y de nuevo en complicidad con su esposa Carmen, dará a conocer un libro objeto, llamado “La Carmen”, el cual consta de fotografías de desnudos originales de ella, además de dedicarse a preparar dos libros más, uno sobre sus trabajos como fotógrafo artístico y otro en el que resumirá los 21 años que se dedicó a ser el fotógrafo oficial de los nominados, “Voces” y “Rostros” de El Heraldo de México.

Asistir a su estudio durante la preproducción de estos eventos, ya fuera como reportero o como asistente de la coordinación general, era un verdadero placer en todo el sentido de la palabra. La posibilidad de escuchar y formar parte de charlas amenas, probar buena comida y beber jugos, refrescos y hasta un buen vino de vez en cuando, además de poder conocer a “las estrellas” de una manera más humana y hasta hacernos “amigos” de ellos, era lo que formaba parte de esas mañanas, tardes y hasta noches de sesiones fotográficas con Jerry Beretta.

¿Qué dejó en ti, profesional y personalmente, la experiencia de formar parte del equipo de las Entregas de Heraldos?
“Fueron 21 años seguidos. Se dice fácil… pero la ‘netiux’ es que con todo y las sesiones largas y en ocasiones desveladas, es uno de los trabajos que forman parte de mi cosmogonía personal. Es como mis creencias, nadie me lo puede quitar. Me encantaba el sentir festivo, glamoroso, el cuchicheo de quienes, a su vez, participan en el imaginario de este país, su dedicación y algo que no me fue aparente al principio pero de lo cual, por arte de alguna magia o ángel se dio, la confianza que depositaban en mi persona y oficio.

“Espero que hayan sido pocos los casos en que no haya estado a la altura de las expectativas, con excepción de los que si conozco (dos o tres ‘namas’). Nadie es monedita de oro y en ocasiones, pocas, los defectos de carácter no son compatibles. Me encantaba que podía experimentar con luces, fondos, poses, siempre buscando entregarme a quién tenía enfrente. Ese era mi reto, tanto técnico como expresivo. Por supuesto que esto fue posible gracias a la mente abierta y generosa de quienes dirigían la operación, en especial Don Guillermo Vázquez Villalobos (Q.E.P.D.), Mauricio Peña Flores y sus magníficos colaboradores. Vaya, en 21 años no recuerdo (o no supe) haber tenido roce alguno con quienes me confiaban su trabajo y su cabellera (y la mía) si no quedaba bien”.

La lista de estrellas captadas por tu lente debe ser muy extensa…
“Demasiado larga. Lo que si puedo decir es que, gracias a este proyecto anual, tuve frente a mi cámara a un gran número de los grandes actores y actrices de mi país, así como a futuras luminarias que han demostrado tener lo que se necesita…ahhh ! y mujeres bellas. Esto fue un regalo”.

¿Recuerdas una anécdota que consideres digna de contar?
“Pues ¿que te diré? La anécdota general es que, siempre, llegaban con mucha prisa. Sólo tenían 15 minutos y, tres o cuatro horas después, aún estaban en el estudio. Magia o ángel, no se quién la operaba. En alguna ocasión, escuche a un director de cine decir que le aplicaran cámara italiana a una escena. Cuando me enteré cómo funcionaba me pasmé. Diplomacia absoluta y vieras que, en pocas ocasiones, y siempre a los principiantes Divos o Divas, una vez que ya tenía yo lo que se necesitaba aplicaba la técnica y todos felices.

“Esto era por supuesto por razones presupuestarias. Sin embargo, cuando una real Dama, como Diana Bracho o Helena Rojo …chin! para qué empecé… o muchas otras traían vena pues pobre presupuesto, casualmente se me olvidaba y la señora de los dineros sólo se me quedaba viendo.

“Algo que a la fecha celebro es cuando, fotografiando a Rafael Baledon y su esposa, que era pequeña de estatura, les pegunté como le hacían (!!!), y ella sin ningún empacho contestó: ‘Jerry, mientras el centro embone chín… a su madre las extremidades’ y ¡zas! una presencia maravillosa en sus fotografías y carcajadas de todos los presentes por supuesto. Así de grande era este asunto”.

Si la fotografía fue hecha con el corazón, lo técnico pasa a otro plano.

¿Cómo se convierte la fotografía en Jerry Beretta la fotografía en un modo para expresar sus ideas?
“Realmente no sé como, simplemente se dio. Es más, yo no escogí esta disciplina, ella me escogió a mí. Estaba en la universidad por 1968 estudiando Ciencias y Técnicas de la Información, lo que hoy llaman Comunicación, pero es una carrera distinta, y llevábamos taller de Fotografía el cual, por cierto, reprobé. Al año siguiente, mi padre me regaló una cámara y ¡zas! me clavé. Durante los siguientes cuatro años de carrera no dejé la cámara nunca. De hecho, se convirtió en mi estereotipo”.

¿Cómo se da el giro que la transforma en tu manera de vivir de ella?
“En 1972 se me presentó un libro llamado ‘Photographis’, editado en Suiza, que contenía lo mejor de la Fotografía Publicitaria del mundo, y ahí fue cuando conscientemente me dije que eso es lo que yo quería hacer. Comencé a trabajar en ello junto con un amigo, Sergio Zambrano, que ya hacía catálogos finos y había que mejorar la fotografía. Y como en todo oficio, el “clavarse” rindió frutos. Al poco tiempo, comencé a buscar clientes en el medio de la agencias de publicidad.

“La primer foto que me confiaron fue una de Hot Cakes en McCann Erickson que, por cierto, Doña Maria Luisa, mamá del magnifico cartonista editorial Paco Calderón, fue la estilista. Desde entonces he trabajado en el medio publicitario y de comunicación: anuncios, catálogos, portada de discos, retrato de artistas, propaganda política, etc., y nunca he dejado de producir fotografías de corte ‘auto encargo’, lo que me permite continuar desarrollando mi amado oficio”.

¿Que es lo que diferencia a tus fotografías de las demás, tanto en lo artístico como en lo técnico?
“Bueno en lo técnico, tanto antes como ahora (era digital), mantenerse en la cresta de la ola del bien hacer es un trabajo cotidiano y una pasión en si. En ocasiones ocurre que las circunstancias no confluyen para que todos los elementos de una fotografía se den de manera armónica y precisa, sin embargo, el resultado final técnico se deberá al conocimiento y buen uso que de las herramientas asequibles se haga. Y es aquí en donde aquello que tu llamas ‘artístico’ hace aparición.

“Si la fotografía fue hecha con el corazón, lo técnico pasa a otro plano. Yo busco ver a la persona que esta frente a mi como lo que es ‘un ser humano’, desprendido de raza, religión, preferencias políticas, sexuales, mañas, con sonrisa y, si se puede, glamour. Esa palabra evanescente, esto quiere decir que esté a gusto ese momento furtivo. Si no lo esta es muy difícil imprimir mi visión de la persona.

“Por cierto, siempre es la visión del fotógrafo quién sea y de nadie más, aunque muchos gustan de apropiarse el crédito y, a veces, el fotógrafo se esconde detrás de este dilema… cuando la regamos.

“Estoy consciente que, para obtener una magnífica fotografía de ese momento volátil, debe haber voluntad y talento para ello en los involucrados. En otras palabras, si la fotografía de quién fuere se lee amable y por ello humana, y dice algo del que posa aunque sea por sólo unos segundos, y valga la pena verla, ¡ya chingué ! Pero, ¿que las diferencia de otras fotografías?, creo que sólo quien las ve podrá decirlo”.

El hecho de haber fotografiado el desnudo durante tantos años me ha hecho sensible a los sentimientos ajenos.

Eres un gran aficionado al sexo y a las fotografías de desnudos femeninos. ¿Qué es lo que deseas transmitir al público con ellas? ¿Cómo le haces el amor a una fotografía?
“La sexualidad es un gran obsequio de la naturaleza humana y, como en todo lo humano, hay que dirigirla, educarla, mas no precisamente con temor como lo han hecho hasta ahora clérigos y políticos, viejos socios siniestros en la conducción de masas de personas con nivel de abstracción básico.

“Yo creo, y por lo tanto pienso, que difícil es encontrar una actividad humana desprovista de sexualidad. Es uno de nuestros cimientos. El cuerpo humano es bello sea el masculino o el femenino, ya sea en la forma clásica (hoy en día cosmética), o la real con sus imperfecciones. El hecho de haber fotografiado el desnudo durante tantos años, me ha hecho sensible a los sentimientos ajenos.

“Muy en especial he fotografiado a mi esposa, amante, pareja, socia y cómplice Carmen. Dicen los conocedores de esta venturosa expresión que es la fotografía, lo preferible de hacerlo con lo que se conoce y se tiene cerca, (se le necesita frente a la cámara), para realmente conocer que o quién es, y así ha sido.

“El monumento de Ser que es dicha mujer no tiene parangón en mi sentir. Por supuesto que he fotografiado a otras personas en traje de Adán y Eva, con resultados bellos y lo único que puedo decir es que siempre es una experiencia carnal y espiritualmente completa y eso es lo que se busca transmitir.

“Debo agregar que el llamado ‘Nuevo Erotismo’ me fascina, pero más por lo directo que por lo postmoderno. Pienso que es una etapa necesaria en la expresión humana y que la tecnología ha facilitado para, en un futuro establecer otro camino a la sexualidad y su estética. Es como canción de protesta, casi todos tienen por qué y con quién cantarla. En otras palabras, hay que involucrarse en cuerpo, mente y espíritu para lograr un resultado amoroso”.

Con Carmen, y utilizando la fotografía como medio de expresión, tiró por la borda muchos tabúes.

¿Qué planes tienes para este año, laboralmente hablando?
“Voy a poner en orden una cantidad de archivo que se ha acumulado, aplicando lo que Ernest Hass, una de las vacas sagradas de la fotografia internacional solía decir : ‘Tira la basura o bien estarás asombrado de cuanto tienes y deprimido por lo poco que hay’.

“Lo que se salve lo voy a preparar digitalmente y buscaré la manera de sintetizarlo y publicarlo. Entre ello está la intención de hacer un libro de los 21 años que participé en los Heraldos. Mucho trabajo, mucho trabajo y yo que soy flojo”.

Sabemos que tienes un libro objeto, con fotografías de tu esposa Carmen…
“Exactamente al igual que este libro, que se titula ‘La Carmen’, es en el tono que voy a preparar el de los Heraldos y otro de mi trabajo fotográfico. Contiene setenta páginas, cada una de ellas es una fotografía original impresa en papel de algodón y tintas de carbón, intercalados con textos impresos en papel transparente y encuadernado.

“Cada libro es un original, por lo que el costo es respetable y solo hice diez. Todo fue hecho aquí en mi estudio y lo hice porque era necesario poner orden en el material que acumulé de Carmen en veinte años, más o menos, y con las nuevas tecnologías de impresión, se pudo lograr.

“Ojalá encuentre la manera de publicarlo en forma tradicional para compartir lo que ha sido una de las travesías de vida más elocuentes de lo que significa llevarse bien y tirar por la borda muchos tabúes, utilizando la fotografía como medio de expresarlo”.

Ahora hablemos de la fotografía en movimiento Jerry, el cine. ¿Cuál es tu película favorita? Aquella que has visto tantas veces y aún vas por más.
“Sin duda ‘Lawrence de Arabia’, de David Lean. Necesitamos un Lawrence aquí en México, pero no creo que pueda”.

¿Quién es tu actor o actriz favoritos?
“Robert de Niro y Meryll Streep. A ella le creo todo”.

¿Cómo sería una película dirigida por ti?
“¡Una Catástrofe!”.

¿Qué opinas de la fotografía artística que se hace hoy día en México?
“No sólo hoy en día, desde que hay fotografía en México se realiza un tipo de fotografía difícil de producir en otro país. Tanto extranjeros como nacionales quedan extasiados ante lo bueno, lo malo y lo feo y hay algo en el aire que ronronea y lo propicia. Si bien se le da mayor difusión a la fotografía documentalista con, en ocasiones, compromiso social, quienes con su amado oficio laboran en otras áreas expresivas y también metafóricas son magníficos.

“Sin embargo, el estigma de ‘la vida no vale nada’ opaca a no pocos maestros. Vaya y lo conozco de primera instancia. Hay muchos fotógrafos que ni idea tienen que es el Derecho de Autor y menos qué significa. En ocasiones, me entristece cuando, por ejemplo, ve uno un libro de por ejemplo los Mayas, que fue editado en otras latitudes con fotógrafos enviados por ellos. Son pocos los proyectos que se desarrollan en México, de pocos lectores y menos poder de compra. Habría que hacerlos aquí con miras a la exportación y establecer esos canales. En cuanto a la fotografía publicitaria, pues qué te diré, con que se vea”.
Fotografías: Jerry Beretta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: