Manuel Vilariño, Premio Nacional de Fotografía 2007, se define como ‘un poeta del silencio’

Redacción / EP
El gallego Manuel Vilariño, Premio Nacional de Fotografía 2007, se define como un “poeta del silencio”, según dijo hoy en declaraciones a Europa Press. El artista se ha mostrado “muy contento” de que le den el premio a alguien que vive “en el silencio y en el agujero húmedo que es Galicia” porque demuestra que en este tipo de galardones “no se dan al espectáculo ni a la banalidad”. Cree que lo que jurado ha visto en él ha sido su condición de “artista al margen de tendencias y del espectáculo” que ha trazado una “senda propia”.

“Aquí en el claro del bosque se esperan las borrascas y el otoño pero no una sorpresa tan grande y agradable”, dijo Vilariño. El gallego considera su trabajo una búsqueda: “Siempre estoy pensando en abrir un camino o desbrozar un sendero aunque probablemente no encuentre nada”. Los dos ejes de su obra son “el silencio y la soledad”, ya que “el arte es configurar silencios”.

Hay otras guías que marcan el trabajo de Vilariño: “Mi obra también habla de la metamorfosis de la materia, del metabolismo cósmico entre la vida y la muerte”. Los animales que emplea en sus fotografías, “seres sagrados” para el artista, suelen aparecer “en ese límite” que separa a los vivos de los muertos.

TERRITORIO DE LO IMAGINARIO.
“Trabajo con el territorio de lo imaginario a través de la fotografía y la poesía”, afirmó. En este planteamiento creativo “no existe la búsqueda de una imagen concreta” sino “un proyecto más amplio”. Para Vilariño no hay imágenes perfectas ya que hay cosas más “valiosas” en su “trabajo espiritual” como “el encuentro fortuito, la luz o el claro del bosque”.

El artista reconoce en sus obras la influencia “del bodegón clásico español y las culturas orientales y bramánicas”, todo en sintonía con el reflejo de “la regeneración continua de la vida”, tema “perfectamente claro” en su trabajo. “Mi última exposición habla del instante amarillo y se refiere al instante de fulgor que representa la luz de vela, que es la metáfora de la existencia”, añadió.

Respecto a su Galicia natal, Vilariño se declaró “muy vinculado y marcado” por ella, pero también “a otros países como la India o Etiopía” donde también ha sentido “emociones muy profundas”. Por último, desveló la idea en la que está trabajando: “Estoy con bodegones y también con el paisaje auroral, el de la primera luz del día antes de que canten los pájaros”. Ese momento del amanecer es lo que ahora mismo le “interesa fotografiar”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: