Ecuador. La fotografía documental tiene un mes de actividad


El Taller Independiente de Fotografía ha organizado una serie de jornadas para mostrar y reflexionar sobre la foto como documento.

Una espalda morena es un gran lienzo. Desde el cuello se ve dibujado un crucifico, sobre el que se lee la palabra Sacrificio. El desteñido tatuaje deja ver a trasluz un Jesucristo mártir, que mira de frente al espectador, mientras un perro callejero le da la espalda.

Esta es solo una de las imágenes que recrean la exposición ‘Otra ciudad’, del fotógrafo brasileño Iata Cannabrava, que está abierta en el Centro Cultural Itchimbía hasta el 23 de noviembre. A su lado está la serie ‘Barcelona silente’, del español Israel Ariño.

Ambas muestras son parte del Primer Encuentro y Muestra de Fotografía Documental 2007, organizado por el Taller Independiente de
Fotografía de Quito. Tito Guarderas, Pablo Sánchez y Geovanny Villegas, las tres cabezas visibles del taller, concibieron el encuentro hace cosa de 10 años, cuando formaron su colectivo. Solamente este año ha sido posible.

El núcleo argumental del encuentro es doble según Villegas. “Por un lado atiende a la necesidad urgente de pensar el acto y el sentido de la fotografía documental. Y, como complemento de ello, demostrar que este tipo de fotografía tiene vigencia en la expresión visual contemporánea”.

Para complementar esa doble intención se ha organizado todo un mes de actividades, entre muestras, conferencias y charlas.

Las tres primeras muestras ya están abiertas. Además de la Cannabrava y Ariño, la Asociación Humboldt presenta ‘Llakta Raymi’, un elaborado acercamiento a las fiestas populares de la Sierra.

Por su parte, Cannabrava realiza un recorrido en clave de retratos por las favelas brasileñas. Más que el dolor y la miseria de sus habitantes, Cannabrava busca hablar de sus fiestas y su estilo de vida. La imagen de una mujer de cerca de 50 años, parada frente a su tienda, compite con la de una seductora modelo que anuncia cerveza Brama a 1,50 reales.

El trabajo del brasileño, quien ha participado en más de 40 exposiciones, es el retrato de ‘Otra ciudad’, ajena a las urbes, en la cual la gente vive y confronta su propia pobreza con el barullo de la fiesta. La serie de 15 fotos da cuenta de las cantinas y las pláticas que nacen en los tendedores.

La serie es parte de un trabajo documental que realiza el artista en varias ciudades latinoamericanas. Cannabrava ha sido galardonado
con el premio P/B da Quadrienal de Fotografia, de São Paulo (1985). En 1987 obtuvo el premio Marc Ferrez de Funarte.

El artista visitará el país el 21 de este mes para brindar una conferencia magistral en el auditorio del Centro Cultural de la PUCE.

Israel Ariño en ‘Barcelona silente’, por su parte, recrea lugares emblemáticos que son el callado testimonio de la gente que los habita. Seber Ugarte, curador de la muestra, piensa que Ariño “cuestiona el deseo del mirar y lo hace a través del territorio heterogéneo del viaje a la deriva, como un espacio indómito e inabarcable”.

Desde la inauguración de la muestra, el jueves pasado, 1 519 personas han visitado hasta ayer en la mañana la galería del Centro Cultural Itchimbía.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: