«En el siglo XIX nos cargamos la Granada romántica y quedó un ciudad igual a todas»

«Las fotografías de Laurent muestran los últimos años de la ciudad que gustó a viajeros y artistas», explica este coleccionista sobre la exposición que se exhibe en el Carlos V y en Puerta Real
El arquitecto Carlos Sánchez es, junto al historiador Javier Píñar, comisario de la exposición ‘Luz sobre papel. La imagen de Granada y la Alhambra en las fotografías de Jean Laurent’. La muestra, dividida entre el Palacio de Carlos V y el Centro Cultural de CajaGranada en Puerta Real, recoge más de doscientas imágenes tomadas o distribuidas por el fotógrafo y empresario francés entre 1857 y 1887. La mayoría de estas piezas pertenecen al Archivo de la Alhambra y a la colección privada de Sánchez, un apasionado de todo lo relacionado con la iconografía granadina.

-¿Por qué los granadinos no deberían perderse esta exposición?

-Es una ocasión única. Son fotografías inéditas que muestran los últimos años de la Granada romántica, la que gustó a viajeros y dibujantes: es la Granada del Darro descubierto [el embovedado comenzó en 1850, por tramos], cuando aún se conservaban las traseras del Zacatín y todavía no se había abierto la Gran Vía. Era una ciudad con personalidad arquitectónica propia. Durante esos treinta años se actúa de forma quirúrgica: se oculta el río, se demuelen muchísimos edificios rompiendo el callejero medieval, y los nuevos se construyen con un estilo ecléctico importado de París que es el mismo de Madrid, de Bilbao o de Barcelona.

-¿Cómo surgió la idea de montar esta muestra?

-Hace cinco años, cuando se hizo la exposición ‘Imágenes en el tiempo’ en la Alhambra, vimos que Jean Laurent tenía entidad suficiente para hacer una exposición sobre él. Hemos buscado sus fotografías por todo el mundo. Y gracias a Internet están saliendo cosas que antes no se podían encontrar. Por ejemplo, los cristales de Charles Soulier, que Jean Laurent comercializaba y son quizá las piezas más curiosas de la exposición, los hemos conseguido casi todos a través de subastas en la red. A través de Internet compro fotos en muchos lugares del mundo. En Canadá he localizado las piezas más raras. Todos los años voy a una feria cerca de París, que es el gran centro mundial del negocio de la fotografía. Allí compró el Patronato de la Alhambra el lote de 144 piezas de Laurent que ahora se exponen. Yo tenía algunas fotos de Laurent, pero ninguna de Soulier, y las he ido encontrando con el tiempo.

-¿Cuál ha sido la más difícil de conseguir?

-Una de las fotografías de Plaza Nueva, precisamente la del cartel de la exposición. Ha sido una sorpresa. Encontramos un ejemplar en Pamplona, en el Fondo Fotográfico de la Universidad de Navarra, que es uno de los mejores de España. Es curioso porque la plaza sólo estuvo en ese estado durante seis meses; en la siguiente imagen tomada por Laurent ya tiene árboles. Y una vez que nos la cedieron, tuve la suerte de encontrar otra copia que me ofreció un proveedor. En fotografía hay ejemplares únicos, y son muy complicados de encontrar, pero la mayoría tiene copias. Por ejemplo, el lote que compró la Alhambra posiblemente es único: son detalles arquitectónicos que no tenían venta para los turistas de aquella época.

-¿Cuál ha sido la pieza más cara?

-Depende. Pueden oscilar entre los 200 y los 2.500 euros. A la Alhambra le salieron por un buen precio [unos 425 euros por pieza]. La fotografía de Laurent es más comercial y no es tan cotizada como la de Charles Clifford, que es más artística. Pero sí hay algunas de Laurent dificilísimas de conseguir.

-¿Qué hay que hacer para moverse por el mundillo de las subastas? ¿Es suficiente con tener dinero o hay que saber?

-Cuesta mucho menos de lo que se puede imaginar… La fotografía de la Alhambra estaba infravalorada, porque había muchas… Ahora, como hay uno de Granada que compra todo lo de Granada, ya ha subido el precio…

-Uno que es usted…

-Uno que soy yo.

-La directora del Patronato de la Alhambra, Mar Villafranca, insiste en que las instituciones deben tener cuidado a la hora de recuperar patrimonio, para evitar la especulación.

-Claro. La compra de aquel lote salió bien porque se llevó a cabo con muchísima discreción.

-Mucho antes de la llegada de Jean Laurent, Granada ya había sido inmortalizada en daguerrotipo, la primera tecnología fotográfica. ¿Hay alguna pista del paradero de aquella primera placa de 1840?

-Sólo hay especulaciones. Se sabe que Teófilo Gautier estuvo en Granada en 1840 y sacó un daguerrotipo del Patio de los Leones, pero nada más. Sabemos que no es el que se conserva en el Museo Getty, porque en 1840 el patio tenía jardín -lo habían puesto los franceses- y en el daguerrotipo del Getty no lo tiene, así que debe de ser posterior a 1846, que es cuando lo quitan. El daguerrotipo se inventa en 1839 y da una imagen especular y única. Y sólo se hicieron hasta principios de la década de los cincuenta. En 1846, Talbot inventa el calotipo, que utiliza como negativo el papel impregnado en cera y con el que ya se obtienen varias imágenes directas. En 1851 aparece el negativo de cristal con colodión húmedo, que da una mayor definición y múltiples copias en papel albuminado. Esa tecnología dura hasta los años 80, cuando se desarrolla el gelatino bromuro, que sobrevive casi todo el siglo XX. Tiene mucha más velocidad y ya admite a personas en movimiento; hasta entonces la fotografía mostraba ciudades vacías: la exposición debía ser muy larga, de varios segundos, y por eso la gente no salía.

-¿Qué pieza le gustaría tener y no ha conseguido?

-Me gustaría conseguir el daguerrotipo de Alejandro Dumas con sus amigos en la Alhambra. Hay referencias de aquel viaje y de las fotografías que se hicieron en el Patio de los Leones. De Charles Soulier me faltaban 2 de las 32 fotografías que hizo de Granada: la calle Párraga y el Campo del Príncipe. Y el otro día en Madrid conseguí por casualidad la que se titula ‘rue de Párraga’ por 30 euros. Después de verla me he dado cuenta de que en realidad es la ‘rue Puentezuelas’.

-¿A qué se debe el interés de los fotógrafos extranjeros por Granada?

-Granada es una ciudad que cuenta con un patrimonio iconográfico muy extenso. En el siglo XVI, cuando vienen los grabadores más importantes del mundo, es la única ciudad que tiene cuatro grabados en el ‘Civitatis Orbis Terrarum’, un compendio de vistas. En 1840 se inventa la fotografía en París. ¿Quién gobierna en Francia en ese momento? Napoleón III. ¿Y quién es la mujer de Napoleón? Eugenia de Montijo, de Granada. Ella envía a muchos fotógrafos estereoscopistas: Carpentier, Soulier, Gaudin… Además, en esa época el tiempo de exposición necesario era muy grande y Granada tiene mucha luz… La Alhambra es uno de los monumentos con más registros iconográficos.

Restauración

-Además de coleccionista de arte y de fotografías, es arquitecto restaurador. ¿Tiene alguna fórmula para evitar la ruina del Albaicín?

-Esa ha sido la pasión de mi vida. Yo nací en el Albaicín, estudié en Sevilla y me volví para trabajar en mi barrio. Pero es desesperante. El Albaicín es muy complicado y requiere un planeamiento muy preciso, que nunca ha tenido. Hace unos años funcionó estupendamente la oficina de rehabilitación del Albaicín, que se ha desmontado no sé muy bien por qué. Hasta anteayer se han estado demoliendo casas moriscas… y eso es tremendo.

-¿Qué ciudad de España puede tomarse como modelo de restauración de un barrio histórico?

-Aquí hemos tenido dos grandes destrozos: del año 50 al 80 del siglo XIX y, curiosamente, en los mismos años del siglo XX. En el XIX nos cargamos la ciudad romántica e hicimos aflorar una ciudad burguesa igual a todas. En el XX vino el desarrollismo, ese ejemplo de lo que no hay que hacer que es el Camino de Ronda, Pedro Antonio de Alarcón… En España, una ciudad que puede ser un ejemplo de planeamiento urbanístico es Vitoria: ha tenido mucha suerte con los arquitectos y un planeamiento bueno en los años cincuenta. El casco histórico no está destrozado y partido en tres como aquí, y creció como debe crecer la ciudad moderna: con espacios verdes y de forma ordenada. Granada tenía una unión con la Vega que era maravillosa, y se ve en las fotografías de Soulier.

igallastegui@ideal.es

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: