Nadine Markova, fotógrafa de moda

El Universal
Nadine Markova es una de esas personas fascinantes, que sin saberlo descubre su sensibilidad al hablar de fotografía.

Originaria de Brooklyn, Nueva York, estudió negocios en Coronel University, a lo que comenta : “la fotografía es un negocio y el fotógrafo es el negocio. Así que nunca imaginé que me fuera a ser tan útil”.

Llega a México siendo casi una niña a los 19 años, pero casada al ser el único requisito que le impusieron sus padres si quería viajar con su novio, también fotógrafo. Recorrieron Sudamérica durante seis meses y al regreso decidió que éste era el lugar en el que quería vivir. Su matrimonio duró poco, sin embargo ella permaneció en México, pues llegó para quedarse.

Al entrar en su estudio se descubre inmediatamente que es una mujer definida, implacable. El espacio es obra del arquitecto Ricardo Legorreta, quien fuera el creador del lugar favorito para tomar sus fotos a finales de los 60, el recién construido entonces, hotel Camino Real. Fue ahí donde tuvo unas de sus máximas inspiraciones en la vida e hizo algunas de sus mejores fotos.

Limpia su mesa de trabajo hasta dejar un solo detalle, la calculadora. Su pequeño perro yorkie la mira todo el tiempo mientras ella platica acerca de su pasión: la fotografía, y en especial, la de moda.

Se inicia con La revista Caballero, la primera para hombres en el país y en toda Latinoamérica, editada por Jimmy Fortson. “Era algo increíble”, recuerda. “Hice desnudos de las artistas de la época como Sasha Montenegro, Olga Briskin, Julissa y hasta de Jessica Muriel”, se ríe. “¡Un día me percaté que la famosa Jessica no era una mujer sino un hombre! Entonces le quise hacer un regalo a su feminidad con una sesión de fotos que propuse para la siguiente edición, cosa que causó gran escándalo en la revista, me dijeron que estaba loca. A los tres meses salió de portada bajo el título ¿Es o no es? Fue un éxito”.

Y eso fue el inicio de una nueva manera de hacer fotografía en el mundo de la moda. Nadine marca una tendencia a la hora de hacer una sesión fotográfica porque se atreve y no tiene prejuicios a la hora de retratar, es visionaria .

Más tarde desaparece la revista cuando aparecen “los padres contra la pornografía” liderados por el papá de un joven que gustaba mucho de la fiesta y era fiel a la publicación, Alfredo Díaz Ordaz. En su lugar aparecen: Él y Ella, y Markova salta entonces al mundo de la publicidad.

“Soy especialista en muchas cosas, como lo es pagar la renta, pero hay algo que nunca cambia y eso es, la composición y la luz”.

También el mundo del video y del cine han sido un espacio importante para Nadine, recuerda con orgullo haber tenido como asistente de cámara a Rodrigo Prieto.

Mi primer película fue en Los Ángeles y la segunda en Yucatán. Y no seguí porque como mujer tuve que decidir entre mi esposo y mi hija o hacer cine, y me quedé con mi familia.

“Hago videos porque se graban en 5 o 6 semanas a diferencia de una película. Pienso que por eso no hay tantas mujeres camarógrafas”.

Igual de apasionada ahora ha pasado a su siguiente etapa, y es la de querer compartir sus 45 años de experiencia. Tiene talleres en los que enseña el uso de flashes electrónicos por ejemplo, la velocidad en movimiento, el uso del gran angular, la profundidad, etc, pero sobre todo, como ella dice, “a ver y a trabajar”, ayudándoles a descubrir sus talentos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: