Fotos de Figueroa adornan al festival

MÉXICO, D.F. (EFE).— La ciudad colonial de Guanajuato, sede del XXXV Festival Internacional Cervantino (FIC), acoge estos días en sus calles una exposición de fotografías gigantes del mexicano Gabriel Figueroa, cuyo lente sirvió a directores de cine legendarios como Luis Buñuel, Emilio “Indio” Fernández, y John Ford.

El ojo de Figueroa (1908-1997) estuvo detrás de más de doscientas películas, algunas tan famosas como El ángel exterminador (1962), de Buñuel o La noche de la Iguana (1964), de Ford, y cintas protagonizadas por estrellas de la Época de Oro del cine mexicano como María Félix, Dolores del Río, y Pedro Armendáriz.

En una entrevista Mini Caire, directora del Cervantino, indicó que las gigantografías han servido para hacer una exposición “diferente” en el festival y remarcó la importancia del trabajo del director de fotografía porque forma ya parte del “inconsciente colectivo” nacional.

Por su parte, Gabriel Figueroa Flores, hijo del famoso director de fotografía, indicó que el homenaje pretende “regresar a las sensaciones cinematográficas espectaculares de las salas de cine”.

La muestra está compuesta por nueve “gigantografías” de 3 por 15 metros situadas en la Alhóndiga de Granaditas, un antiguo almacén, y veinticuatro imágenes más, de 1.2 por 1.5 metros.

Las imágenes muestran escenas de películas como Los olvidados, de Buñuel, La malquerida, Islas Marías y Maclovia, de Emilio “El indio” Fernández y El fugitivo, de John Ford.

En otra de 9 por 7 metros aparecen María Félix y Pedro Armendáriz a caballo, en el final de Enamorada (1946).

El propio Figueroa recuerda en sus memorias que su trabajo, en su mayor parte en blanco y negro, y el de otros colegas lograron “una imagen mexicana reconocida en Europa, Estados Unidos, China y Japón, y por esa imagen vinieron a alentarnos muchos premios en los grandes festivales”.

Entre esas películas hechas entre los años 40 y 50 del siglo XX cita María Candelaria (1946), galardonada en el Festival de Cannes y Locarno (Suiza), Enamorada, premiada en el Festival Mundial de Bruselas de 1947, y Río Escondid”, en el de Karlovy-Vary de 1948.

Nacido en 1908, Gabriel Figueroa estudió pintura antes de dedicarse al cine y recreó en sus trabajos la estética de artistas como José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros.

También fue un estrecho colaborador y gran amigo de Buñuel con quien hizo siete películas, entre ellas Los olvidados (1950), que él mismo consideraba “la mejor del cine mexicano de todos los tiempos”.

En 1935 estudió en EU con Greg Toland, el director de fotografía de Citizen Kane y en 1936 irrumpió en el séptimo arte con Allá en el rancho grande, de Fernando Fuentes.

En 1965 fue nominado al Oscar a la Mejor Fotografía por La noche de la Iguana y en 1971 recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes de México.

Entonces rindió tributo a un grupo de grandes pintores mexicanos de quienes dijo que fueron “amos del color y de la luz” y maestros suyos “en el modo de ver a los hombres y a las cosas”.

“Estoy seguro que, si algún mérito tengo, es saber servirme de mis ojos que conducen a las cámaras en la tarea de aprisionar, no sólo los colores, las luces y las sombras sino el movimiento, que es la vida”, concluyó.

El homenaje precede a otros actos que se realizarán en México con motivo del centenario de su nacimiento, que se celebrará en 2008

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: