Alarman y sorprenden con sus fotos

Coincidiendo con la Semana de la Moda de Milán la firma Nolita mostró su nueva campaña en la que mostró la extrema delgadez de una modelo francesa de 27 años, que ha causado conmoción por la dureza de las imágenes debido a sus 31 kilos.

A propósito de la imagen de la joven anoréxica en un espectacular, analizamos la obra del autor y de otros artistas llamados los reyes del impacto

Cristina Salmerón
El Universal

Si no genera reacciones, no sirve. Para el “trasgresor de la fotografía”, Oliviero Toscani (Milán, 1942), el trabajo de un fotógrafo no debe pasar inadvertido. Durante 18 años hizo esto posible por medio de la marca United Colors of Benetton, para la que ideó campañas publicitarias que han quedado en la memoria de muchos.

Por la ruptura que tuvo con Luciano Benetton en 2000, se pensó que a Toscani no se le volvería a ver en la publicidad (o al menos no con el mismo impacto), pero acaba de hacer su reaparición triunfal en Milán, Italia, con la campaña contra la anorexia que impactó a todo el mundo.

La marca de ropa italiana No-l-ita fue esta vez el medio para exhibir el peculiar talento de Toscani. En menos de una semana se conoció la imagen de una francesa en los huesos y desnuda, que hizo estallar una bomba de indignación por un lado y de aprobación por otro. Al final ganó la crítica negativa y los anuncios no seguirán en exhibición. La alcaldesa de Milán, Letizia Moratti, ordenó retirarlos.

¿Quién es Toscani?

Este hombre que disfruta el hecho de sorprender y hasta provocar estupor con sus imágenes, estudió fotografía en Zurich, Suiza, entre 1961 y 1965. Trabajó para Benetton de 1982 a 2000 y su cámara fue clave en el éxito de la marca.

Dado a la vida tranquila, al disfrute de la Toscana junto a su tercera esposa, a cultivar aceite de oliva y al adiestramiento de sus caballos, como profesional, Oliviero Toscani se propuso mostrar el mundo real, por cruel que éste fuera a través de imágenes.

Algunas son memorables: la del beso de un cura y una monja; la de un enfermo de sida agonizando en un hospital, abrazado por su obesa mamá; la de dos hombres rudos cargando a un bebé desnudo; la de un uniforme militar lleno de sangre…

La campapaña ‘Condenados a muerte’ de 1999, supuso un antes y un después en su carrera profesional, y en su relación con el clan Benetton. La campaña no gustó y fue la última que hizo para la firma, ya que según aseguró el fotógrafo, Benetton solo le interesaba vender camisetas, y por ello marchó.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: