La CIA recurrió a la mafia para intentar asesinar a Castro a principios de los 60

  • Un ‘gangster’ sugirió suministrar al líder cubano una píldora en la comida o la bebida
  • La Habana cifra en más de 600 el número de atentados sufridos por el mandatario
  • Seguir a supuestos disidentes y periodistas, entre los abusos del espionaje de EEUU
AP)
Ampliar foto

Una familia cubana observa una entrevista a Castro en televisión. (Foto: AP)

MUNDO.ES

WASHINGTON | MADRID.- La Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) ha desclasificado los documentos conocidos como ‘joyas de la familia‘, que detallan algunos de los mayores abusos cometidos por el espionaje entre 1953 y 1975.

Entre las cerca de 700 páginas divulgadas se encuentra la descripción de cómo la agencia quiso recurrir al miembro de la mafia Johnny Roselli en un intento de asesinato del entonces presidente de Cuba, Fidel Castro, sólo un año después de que triunfara la revolución contra Fulgencio Batista.

En agosto de 1960, el funcionario de la CIA Richard Bissell acudió al coronel Sheffield Edwards, de la Oficina de Seguridad de la agencia, para preguntarle si disponía de “recursos” para ejecutar “una misión delicada” que requería una “acción típica de ‘gangsters'” y tenía como objetivo acabar con Castro, según los textos.

Robert Maheu, también de la Oficina de Seguridad, propuso el nombre de Roselli, que presuntamente controlaba el negocio de fabricación de hielos en Las Vegas.

Un funcionario de la CIA ofreció 150.000 dólares de entonces a los ‘gangsters’ para acabar con el mandatario


Maheu, al que Roselli conocía como contable, le contó al mafioso en Nueva York que le había contratado una compañía que estaba sufriendo fuertes pérdidas económicas por las medidas adoptadas por Castro en Cuba y que sus dirigentes estaban dispuestos a pagar 150.000 dólares de entonces (casi un millón de dólares actuales) para matarlo, siempre recalcando que “el Gobierno de EEUU no estaba, ni debería estar, al tanto de la operación”.

Aunque “no quiso verse implicado inicialmente”, Roselli “se mostró de acuerdo en presentar a un amigo que conocía a gente cubana”, Momo Salvatore Giancana, alias Sam Gold. “Roselli dejó claro que no quería dinero a cambio de su intervención y creía que Sam haría lo mismo. Ninguno de los dos recibió dinero de fondos de la Agencia”, explican los documentos.

Gold, por su parte, planteó que emplear armas de fuego podría resultar problemático y sugirió suministrar a Castro algún tipo de píldora en la comida o la bebida, pero cuando el proyecto estaba en fase de preparación se suspendió debido al fracaso del Gobierno de John F. Kennedy en su intento de invadir Bahía de Cochinos, en abril de 1961.

El plan fue suspendido cuando estaba en fase de preparación por el fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos


La revelación de estos detalles confirma las informaciones publicadas en 1971 por el diario ‘The Washington Post’ basándose en las confesiones de Roselli, que fue procesado por inmigración ilegal en noviembre de 1967 y por fraude en diciembre de 1968.

Fuentes oficiales cubanas cifran en más de 600 el número de atentados sufridos a lo largo de su vida por el dictador, que se recupera de una serie de operaciones tras haber cedido el poder a su hermano Raúl en 2006.

Otras ‘joyas’ de la agencia

Entre los abusos del espionaje estadounidense se encuentra también el confinamiento entre agosto de 1965 y octubre de 1967 de un desertor de la KGB, Yuri Ivanovich Nosenko, en una celda especialmente construida.

Las ‘joyas de la familia’ incluyen asimismo el seguimiento de supuestos disidentes y el espionaje en Washington a dos periodistas de los que se sospechaba que podrían estar difundiendo información secreta recibida de “una serie de fuentes del Gobierno y el Congreso”, entre marzo y junio de 1963.

La desclasificación de ‘materiales controvertidos’ es la primera llevada a cabo por la agencia en una década


Los documentos fueron escritos hace 30 años, cuando el entonces director de la CIA, James Schlesinger, alarmado por las informaciones que vinculaban a la agencia con el ‘caso Watergate’, pidió a sus empleados que le detallaran “cualquier actividad” que estuviera ocurriendo o hubiera ocurrido y se pudiera considerar “fuera de la carta legislativa” de la agencia.

En palabras del actual director, el general Michael Hayden, estas ‘joyas’ ofrecen una vistazo a “unos tiempos muy distintos y una agencia muy distinta”. Según los Archivos de Seguridad Nacional, un centro de estudios de la Universidad George Washington, se trata de la primera “desclasificación voluntaria de materiales controvertidos” de la CIA desde que George Tenet incumplió en 1998 su promesa de divulgar datos sobre las operaciones durante la Guerra Fría.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: