El mundo a través de la cámar


PhotoEspaña llega a su décima edición con la habitual presencia de grandes nombres y la incorporación de nuevas instituciones culturales

Dora Maar. ‘Sin título’.

MADRID. DV. Desde 1998, la fugaz primavera madrileña culmina en un buen número de citas para contemplar arte sobre soporte fotográfico. Este año, la celebración del décimo aniversario de PhotoEspaña no rompe con su trayectoria, caracterizada por la divulgación de los grandes nombres del sector y la organización de muestras colectivas con nuevos creadores, aunque sí con la tradición monográfica, su tendencia a reunir las propuestas en torno a un vago concepto temático. Ademas, en el 2007 se añade Cuenca como centro adherido y se suman el Jeu de Pomme, la institución parisina dirigida por la crítica española Marta Gili, y el Festival de Fotografía de Arles. La primera, referencia ineludible en el ámbito de las artes visuales, exhibe una antología del trabajo de Pierre et Gilles, los maestros del kitsch homoerótico y el retrato de celebridades de la cultura popular, mientras que el veterano certamen presenta una nueva panorámica de Alberto García-Alix.

El programa arranca oficialmente hoy. Entre sus figuras destaca Sebastiao Salgado, el nombre de mayor proyección popular, y Man Ray, referencia dentro de la historia del género por su protagonismo dentro de las vanguardias parisinas de Entreguerras. Me- diante África, el artista brasileño nos presenta una de sus últimas series, sino una selección de las instantáneas realizadas en el continente. Los conflictos, las migraciones y la vida cotidiana estructuran esta muestra que se presenta en la sala BBVA en la que se pueden comprobar algunos de sus rasgos más definitorios.

Despreocupado pero no indiferente es el título de la muestra dedicada al norteamericano Man Ray, excelente oportunidad para acercarnos a uno de los grandes del movimiento Dadá y de la corriente surrealista. Sus rayografías, fotogramas resultantes de la exposición directa a la luz de objetos situados sobre papel fotográfico, las series de solarizaciones, negativos también iluminados, o los posteriores experimentos de inversión cromática, le sitúan entre los principales investigadores del género. Emmanuel Radnitzky (1890-1976), su verdadero nombre, se consideraba, ante todo, un pintor, y volvió al lienzo al final de su trayectoria creativa, pero, indiscutiblemente, sus descubrimientos abrieron el camino a la abstracción y la sugerencia en el seno de un género que parecía circunscrito al ámbito documental.

El Museo de Colecciones ICO reúne más de trescientas obras procedentes de su fundación. Encontramos magníficos ejemplos de sus característicos retratos, aquellos que le dieron gran popularidad, las polaroids en blanco y negro y, asimismo, transparencias en color, además de decenas de contactos, fotografías que documentan el ambiente de Montparnasse, …

El gran aliciente de PhotoEspaña radica en la posibilidad de acercarnos al trabajo de grandes autores, clásicos de la creación artística o el documentalismo, a menudo desconocidos en nuestro país. En esta ocasión, podemos contemplar, por primera vez en España, a la producción de Bruce Davidson, Lynn Davis y Sylvia Plachy. El primero, maestro de la composición, es uno de los grandes de la Magnum, escuela de la mejor fotografía documental, al igual que Raymond Depardon, otro representante de la mítica agencia. La Fundación Astroc alberga el proyecto Central Park. Realizado en 1995, consigue crear, en el marco del gran parque neoyorquino, la ilusión de hallarnos ante un particular microcosmos tanto para las especies animales como para el despliegue de los comportamientos humanos. Su interés por los modos de vida, una de las claves de su trabajo más personal, se añade a la facultad, nada artificiosa, de combinar la poderosa sensación de verosimilitud y una gran calidad formal.

La plasticidad de los paisajes naturales fotografiados por Lynn Davis le otorgan un sello de identidad fácilmente reconocible. Con los icebergs de Groenlandia, esta autora consigue imágenes de arrebatadora belleza, desnuda y descontextualizada. Desde el gran formato y la visión minimalista, los bloques de hielo semejan desnudas estructuras arquitectónicas tan sólo heridas por la luz. Dentro de la copiosa oferta, merece dedicar el tiempo y la debida atención a esta aportación del Museo Thyssen-Bornemisza, emplazamiento acorde con su sutil calidad pictórica, también reconocida por su presencia en la colección permanente del MoMa de Nueva York.

Vida cotidiana

En otro plano muy diferente se halla Sylvia Plachy, fotógrafa norteamericana de origen húngaro. En De reojo, el festival reúne obras de diversas épocas, desde aquellas insertas en el libro Unguided Tour, editado en 1982, hasta Self Portrait with Cows Going Home, álbum publicado hace tres años. La exposición, abierta en el Círculo de Bellas Artes, permite un recorrido por un trabajo profesionalmente vinculado a los grandes magazines de Estados Unidos y creativamente reconocido por los fondos de sus principales instituciones culturales. La madre del hollywoodiense Adrien Brody se acerca a la vida cotidiana con un sugerente acento narrativo.

En una suerte de simbiosis entre performance y fotografía, Zhang Huan descuella con un trabajo peculiar, exhibido en la Fundación Telefónica y también enArco 2006. El artista, escultor y autor de instalaciones, reivindica una lectura contemporánea de la tradición china, anclada en la espiritualidad budista y el ancestral culto a la familia, frente a la experiencia personal del individuo y la velada crítica a las estructuras sociales y políticas de su país.

Desde otras coordenadas culturales, Andrés Serrano también aporta la polémica por su acerada visión de los grandes interrogantes del ser humano. La religión y el fanatismo, los fluidos corporales, la enfermedad y la muerte, son analizadas a través de series, habitual método de trabajo de este neoyorquino de origen hondureño y cubano, una de las figuras actuales del panorama fotográfico internacional. El dedo en la llaga, coproducción española con participación del Centro Artium de Vitoria, recala en Madrid. El recurso a la precisión del lenguaje en los títulos de sus obras se conjuga con la belleza formal de composiciones de temática escasamente complaciente, propiedad relacionada con su experiencia en el campo de la publicidad. Tal preciosismo aporta una factura clásica a imágenes siempre perturbadoras y paradojas tan impactantes como la desarrollada en Piss Christ.

La política precisa de luz y taquígrafos, ya sea para dar noticia de sí misma o mero consumo interno, como sistema de archivo. El Centro Cultural Conde Duque recoge las fotografías de autoridades realizadas por Raymond Depardon, fotógrafo francés de formación autodidacta y vinculado, entre otras empresas, a la agencia Magnum. El reverso lo constituye Las víctimas de Stalin, un testimonio sobrecogedor situado en el renovado Teatro Circo Price. A la manera de una conocida instalación de Christian Boltanski, el archivo fotográfico hallado en los cuarteles de la Lubianka, sede de los servicios secretos soviéticos, apela a la memoria frente al horror de la opresión institucionalizada y nos abruma por su cuantía y patetismo. La luz natural permite vislumbrar en las caras de los presos el dolor, el odio o su desprecio ante la inevitable condena fatal.

El festival suele abundar en encuentros colectivos que complican, aún más, la elección de las citas para visitantes apresurados. Por su interés historicista, destacamos Neorrealismo. La nueva imagen en Italia (1932-1960), un recorrido por esta corriente desde sus orígenes en pleno fascismo hasta los albores del
desarrollismo

60 exposiciones: Madrid. Desde hoy hasta el 22 de julio.

Dónde: Andrés Serrano y Sylvia Plachy en el Círculo de Bellas Artes. Central Park de Bruce Davidson, en la Fundación Astroch. África, de Sebastiao Salgado, en la sala BBVA. Man Ray, en la Fundación Ico. Zhang Huan, en Fundación Telefónica. Raymond Depardon en el Centro Cultural Conde Duque. Icebergs y Persia Antigua, de Lynn Davis, en el Museo Thyssen-Bornemisza. Noerrealismo. La nueva imagen de Italia, 1932-1960, en la Fundación Santander Central Hispano. Fotógrafos insospechados, en Fundación Canal. El fin de la globalización, en la sala Canal Isabel II. Márgenes, en la Sala Pedro de Ribera. Exposición del colectivo Nophoto en el Matadero. Exposición de la publicaciones candidatas al premio al Mejor Libro de Fotografía de PhotoEspaña, en la Biblioteca Nacional.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: