El rostro del debate


DAVID MONTGOMERY .THE WASHINGTON POST
El Universal
Lunes 21 de mayo de 2007

WASHINGTON.- Los ojos de la niña de la fotografía reflejan dolor; sus labios, miedo. Una mano maternal le sostiene la cabeza. Es Tomasa Méndez, o al menos su foto. A sus dos años, no puede entender el drama que la rodea, ni el debate nacional que simboliza. Lo único que sabe es que extraña a su “papi”. Es una niña que se convirtió en fotografía, que se convirtió en icono -o en objeto de propaganda, según se vea- del estira y afloja de la reforma migratoria.

Tomasa vive en New Bedford, Massachussetts, donde el pasado 6 de marzo, agentes migratorios irrumpieron en la fábrica Michael Bianco Inc. y detuvieron a 361 trabajadores indocumentados, entre ellos su padre, Héctor Méndez.

Al enterarse de la noticia, Dominga, madre de Tomasa, corrió hacia la fábrica, con la niña en brazos. Dominga -cuyo apellido pidió mantener en el anonimato porque tampoco tiene papeles- y Héctor llegaron aquí provenientes de Guatemala hace seis años. Tomasa nació en este país, por lo que tiene la ciudadanía.

Al día siguiente de la redada, familiares de los detenidos se dirigieron al sótano de una iglesia, en busca de información y apoyo. Tomasa lloraba en el regazo de su madre. Cerca de ella se encontraba Peter Pereira, fotógrafo del New Bedford Standard-Times, quien sabía suficiente español como para entender que Dominga trataba de consolar a la niña, diciéndole que “papi” estaba bien. Entonces, levantó su cámara para disparar.

Congelemos el tiempo unos minutos, para separar a Tomasa, la niña, de Tomasa, la imagen.

La niña

El padre de Tomasa era el sostén de la familia, y cada semana llevaba a casa unos 300 dólares. Dominga no tiene empleo, y sí tres hijos: Tomasa, Diego de siete años y Melvin, de cinco. “Ellos me preguntan: ´¿Por qué no viene papá a casa?´”, dice Dominga en una entrevista. “No sé qué contestarles”.

Ahora, la familia debe la renta, y por no pagar, les cortaron el teléfono.

Héctor está detenido en Massachussetts, pero Dominga ni siquiera puede visitarlo, porque es indocumentada y podría ser detenida.

Defensores de los derechos de los migrantes dicen que casos como el de los Méndez son típicos. Pero Pat Reilly, vocera de la agencia de Aplicación de las Leyes Migratorias y Aduanales, afirma que los padres de familia, al viajar a EU sin papeles, son los responsables. “Nuestro trabajo es aplicar las leyes”, dice.

Tomasa, la imagen

Pereira dice que “hay algo” en el rostro de la niña. “Si uno ve su boca, refleja miedo. Y sus ojos, tristeza. Ese es el contraste que vuelve tan poderosa a esta fotografía”. Los ojos de Tomasa tienen otra cualidad: “La inocencia”.

La foto ni siquiera fue publicada en la portada del Standard-Times. Pero los defensores de los inmigrantes la vieron y quedaron impactados. El Centro para el Cambio Comunitario, con sede en Washington, y otros grupos hicieron miles de posters y panfletos con la imagen, que recorrió varias ciudades estadounidenses durante las marchas migratorias.

Y la imagen de Tomasa tiene otra cualidad. Porque, en una manifestación contra el hambre, o el abuso infantil, no parecería fuera de lugar. En ese sentido, Tomasa es el rostro universal de los males que aquejan a la niñez

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: