Inauguran en Oaxaca retrospectiva visual sobre la COCEI y la Casa de la Cultura de Juchitán


pedro matías Oaxaca, Oax., – El Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), el Centro Fotográfico “Manuel Álvarez Bravo” y el Cineclub “El Pochote”, unieron sus esfuerzos en la organización de la retrospectiva visual “Germinal” sobre la historia de la Coalición Obrero Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI) y de la Casa de la Cultura de Juchitán, que ayer fue inaugurada en esta ciudad.

Las directoras del IAGO, Patricia Mendoza; del Centro Fotográfico, Roxana Acevedo; y del Cineclub El Pochote, Isabel Rojas, coincidieron en que desde esta mirada se puede adentrar a la historia y vinculación de un pueblo con el mundo a través de su literatura, poesía, música y fotografía.

La retrospectiva está dedicada al tema de la tierra, la cultura y la política como elementos fundamentales vinculados al movimiento de la COCEI. En el Centro Fotográfico “Manuel Álvarez Bravo” se inauguró una cronología de fotografías y documentos históricos de diversas colecciones que expresan la cultura de lucha y resistencia de ese movimiento.

En las seis salas expuestas se exhiben trabajos de distintos fotógrafos que documentaron el movimiento como Graciela Iturbide, Pedro Meyer, José Antonio Rodríguez, Lourdes Grobet, Heriberto Rodríguez y Antonio Turok, Jorge Acevedo, Marco Antonio Cruz, Rafael Doniz, Fabricio León y Emilio López Jiménez.

Mientras que la exposición sobre la Casa de Cultura de Juchitán (fundada en 1972) se realizó este viernes para resaltar que ese espacio se convirtió en el motor de la cultura y vínculo con los intelectuales y artistas del país, ya que abarcó distintas disciplinas.

Finalmente, en el Pochote se presentará el sábado a las 19 horas, el libro “Una pinta al cielo” de Alejandro Cruz Martínez, compilación. Editorial Lucia Zenteno; y se proyectará un video en memoria de Alejandro Cruz, realizado por Damián López Castillo

Además, se presentará música zapoteca en vivo con Israel Vicente Vázquez, Jesús Hernández y Teresa Velásquez. Así mismo, el Pochote dedicará su programación de mayo a películas, documentales y cortometrajes que reflejan, desde perspectivas diversas, aspectos relacionados con la tierra y la cultura, ejes fundamentales del movimiento popular.

Breve repaso histórico

El pintor Francisco Toledo se mostró orgulloso de la conjunción de esfuerzos para sacar adelante la retrospectiva, e hizo una breve reseña sobre la COCEI y sus vínculos con Juchitán.

Recordó que a principios de 1974 surgió la COCEI como el agrupamiento de los campesinos pobres de Juchitán que luchaban contra el despojo y por la recuperación de las tierras. Luego dio paso a la lucha cotidiana por los salarios, por los servicios en el mercado y contra las diversas e incontables arbitrariedades que derivaban del manejo caciquil del poder.

El proyecto de la COCEI –agregó el pintor– logró enraizar a fondo entre las amplias masas juchitecas a través de su organización territorial en los comités de barrio, que complementaba a los destacamentos sectoriales de los campesinos y de los asalariados.

Fue en el terreno de la lucha por el municipio donde la COCEI logró proponer espacios de confluencia y unidad popular, sin poner en peligro las demandas fundamentales de los campesinos pobres, agregó.

Toledo también recordó que entre 1963 y 1964 se registraron “cuatro señales extrañas” que fueron como augurios de cambio en Juchitán:

La primera fue la aparición de una pieza arqueológica con los brazos cruzados que la gente la interpretó como señal de guerra; la segunda fue la aparición de un gran lagarto en la Laguna Superior que era alimentado con perros; la tercera, el regreso de la imagen de San Vicente Ferrer; y la cuarta, el incendio del mercado.

Sobre la Casa de la Cultura de Juchitán, explicó que se organizaron exposiciones de gráfica, fotografía, arqueología, textiles, arte popular; además de organizar ciclos de cine y proyecciones callejeras, manifestaciones inusitadas en un municipio del estado de Oaxaca.

Es por ello que artistas e intelectuales que simpatizaban con el movimiento se unieron a las actividades que se realizaban creando un ciclo de retroalimentación. Juchitán y el movimiento fueron el punto de partida para su trabajo de creación.

El pintor Francisco Toledo afirmó que el movimiento estaba plantando una semilla que germinaba rápido. Al mismo tiempo que los grabados de Leopoldo Méndez o J. G. Posada, o las fotografías de Manuel Álvarez Bravo se exponían, Graciela Iturbide hacía la serie “La marcha” o Rafael Donís hacía las fotos de un futuro libro y Francisco Toledo grababa la serie “Libertad para Víctor Yodo”. Miriam Moscona, Víctor Terán y Víctor de la Cruz publicaban poemas en “Guchachi’ Reza”.

Simultáneamente, agregó, la semilla de toda esta actividad influiría a artistas como Demián Flores, Sabino López, Natalia Toledo y otros que están produciendo en la actualidad.

Fueron años inusuales para la cultura y el pueblo. Intelectuales y hombres de política hicieron buen contacto y trabajaron a la par. Por un tiempo los líderes que ejercen el poder de la administración tomaron el papel que les corresponde; donde incluso los medios, como Radio Ayuntamiento, realizaron su tarea hacia y con el pueblo, agregó.

Toledo señaló también que las publicaciones que vieron la luz en aquellos años hicieron reflexionar a los istmeños sobre su historia, llevaron sus ojos a su lengua mediante su diccionario de zapoteco y sus clases de alfabetización. Publicaciones de poesía, cuento, historia local y de otros temas llegaran a la población.

Mientras que la revista “Guchachi’ Reza” (Iguana Rajada) servía como un medio de comunicación y reflexión de la cultura del Istmo.

También la lengua zapoteca experimentaría un impulso impresionante en esa época. Los juchitecos contemporáneos estabilizaron la fundación de una literatura local, presente. Surgieron escritores en lenguas indígenas. Siguen siendo muy importantes las publicaciones que el Ayuntamiento Popular de Juchitán editó, patrocinado por Francisco Toledo, en lo que tiene que ver con el estudio e impulso a la lengua. Diccionarios, leyendas y cuentos populares en ediciones bilingües pensadas para los niños, así como el crecimiento de la biblioteca y Casa de la Cultura donde se realizaban exposiciones de gran calidad.

El movimiento cultural significó mucho para el Istmo, y en especial para Juchitán. Después vino a menos con el desencanto político de los líderes e intelectuales que lo a poyaban.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: