García-Alix mantiene la pasión por mirar

García Alix tiene en su vida la inspiración para sus fotos (Marcel Cifuentes)
El reconocido fotógrafo español inaugura mañana la muestra en el Celarg

MARÍA GABRIELA MÉNDEZ

Su reloj marca siempre las 3. Sus agujas están tatuadas: es el reloj que le regaló su padre antes de morir y le robaron: “Y me quité el dolor de haberlo perdido”. Los tatuajes quitan el dolor moral, quizás por eso su cuerpo está repleto de dibujos que significan algo: amores perdidos, autorretratos, malos tiempos, buenos tiempos.

Su piel, como sus fotos, está impresa de recuerdos. La fotografía, dice el reconocido fotógrafo español, Alberto García Alix, no sólo le dio una disciplina sino que lo sacó de problemas. De la nostalgia, por ejemplo, por aquellos amigos que no están. “La fotografía me da nostalgia: siempre recuerda quién eras tú en ese momento y quiénes eran los demás. Que hacías ahí, qué preocupación tenías. Con la fotografía siempre vuelve una catarata de recuerdos y de emociones. De hecho, la fotografía es un archivo emocional”, añade.

Su trabajo de 20 años podrá apreciarse desde mañana en el Celarg: Llorando a aquella que creyó amarme, una selección de 87 fotografías en blanco y negro donde se muestra lo que le ha servido de inspiración: su vida.

Eso explica sus temas de siempre: las motos, los tatuajes, las mujeres; el erotismo, el humor, el paisaje urbano, la noche. Temas e imágenes que en algún momento se les consideró Underground y que cada vez lo son menos. Para él, ha cambiado la percepción del público porque es un artista conocido: “Mi trabajo siempre ha sido el mismo, gira alrededor de mi vida”.

Sin embargo, hubo un momento determinante: cuando decidió vivir de la fotografía. “Me pude haber dedicado a otra cosa pero elegí lo que sabía hacer”. No se equivocó, su trabajo ha sido expuesto en varios países y mereció el Premio Nacional de Fotografía, en España (1999).

Frente a lo controvertidas que podrían ser para algunos sus fotos, él simplemente dice: “No pienso en los tabúes, no me preocupan”. Alguna vez ha sido censurado: “La censura es estupidez e hipocresía”.

Así como ahora su trabajo es un poco más abstracto, hay algo que se mantiene: “La pasión por mirar”. Es lo que quiere transmitir en el taller que dicta en la Organización Nelson Garrido.

“La fotografía obliga, la cámara pesa mucho y obliga a reflexionar sobre lo que vemos”, dice el apasionado de las motos y de las cámaras Leica y Hasselblad. “La imagen es cada vez más yo. Ahora miro y busco verme a mí mismo en la imagen”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: