Inauguraron la muestra multidisciplinaria Cura de viento en la Estación Indianilla

Surge una nueva oposición, desde el arte, contra el gobernador Ulises Ruiz

Monsiváis reconoció el trabajo de Isaac Masri como promotor de las artes plásticas

Oaxaca, dijo el cronista, no se agota en la represión ni en la impunidad

ARTURO JIMENEZ

Integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, durante un acto de protesta por la poltica del mandatario Ulises Ruiz, en el contexto del conflicto que no se ha resuelto en la entidad. Esta fotografa forma parte de la exposición que se inauguró, el pasado jueves, en el Centro Cultural Estación Indianilla
Integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, durante un acto de protesta por la política del mandatario Ulises Ruiz, en el contexto del conflicto que no se ha resuelto en la entidad. Esta fotografía forma parte de la exposición que se inauguró, el pasado jueves, en el Centro Cultural Estación Indianilla Foto: Cortesía Centro Cultural Estación Indianilla

El ”extraordinario edificio” de finales del siglo XIX reabrió sus puertas hace unos meses, pero el sorprendido Carlos Monsiváis no había podido visitar esa antigua terminal de tranvías en la colonia Doctores.

Ahora remozado, el gobierno capitalino ha convertido el inmueble en la sede del Centro Cultural Estación Indianilla, ubicado en la calle de Claudio Bernard esquina con Niños Héroes, colonia Doctores.

Por eso la noche del jueves, poco después de haber llegado de Cartagena, Colombia, y poco antes de llamar ”sátrapa” y ”pequeño señor feudal” al gobernador oaxaqueño Ulises Ruiz, el escritor recorría con interés la belleza del lugar.

Monsiváis admiraba tanto la exposición multidisciplinaria Cura de viento, sobre el reciente conflicto político-social en Oaxaca, como el enorme techo de dos aguas del edificio, sostenido por vigas y estructuras de metal.

Veía las obras de Sergio Hernández y otros artistas, a la vez que las gruesas duelas, las paredes de ladrillo rojo, las escaleras de mica, los desniveles, terrazas internas y sótanos, donde se ha instalado un taller de grabado y de litografía.

Incluso, pudo haber llamado su atención un enorme generador ubicado en un extremo de la amplia sala. Ya no es una máquina útil, pero podría convertirse en un objeto admirable, dotado de contenidos estéticos por el espectador que así lo considere.

Arte y política

”Es un gran acierto del gobierno de la ciudad de México entregar este edificio para que funcione como espacio de expresión y vanguardia”, dijo el cronista.

Carlos Monsiváis ya había subido al estrado para inaugurar Cura de viento, acompañado por Isaac Masri, director del nuevo centro cultural, y Elena Cepeda, titular de Cultura del gobierno capitalino.

También estaba Hernández, autor o coautor de la mayoría de las piezas, junto con pintores, grabadores, escultores, fotógrafos, videoastas e instalacionistas como Guillermo Olguín, Demián Flores, Antonio Turok, Héctor Ballesteros, Bruno Varela, Adriana Calatayud y Dr. Lakra.

Entre las obras figuran dos murales u óleos colectivos de gran formato, un collage fotográfico con imágenes de Turok intervenidas por Sergio Hernández con grana cochinilla.

Con una carpeta colectiva, titulada Calavera oaxaqueña, 38 creadores rinden un homenaje gráfico a José Guadalupe Posada.

Los textos de sala fueron realizados por el propio Monsiváis, Adolfo Gilly, Blanche Petrich y Miguel Bartolomé.

Monsiváis reconoció a Masri como un gran promotor de las artes plásticas y a los creadores de Cura de viento por su compromiso artístico, ético y político, en particular a Hernández.

Hay artistas, agregó, que de verdad se pueden mover, a la vez, en el plano de la creación y en el de la entrega a causas que complementan, afianzan y enriquecen la diversidad.

”Oaxaca -dijo- ha sido la víctima de un sátrapa y pequeño señor feudal que ha hecho de la burla, la violación de la ley y los derechos humanos, su curriculum vitae: Ulises Ruiz.”

Frente a ese gobernador, abundó Monsiváis, los artistas no han elegido la ”denuncia estridente”, sino la ”creación extraordinaria”.

Oaxaca, consideró, no se agota en la represión ni la impunidad, pues ahí están sus artistas, su sociedad civil movilizada, su inteligencia, su sensibilidad y capacidad de ”resistir al oprobio y la represión”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: