Las mujeres de la Cofradía de la Virgen de Lluc dieron origen a la fundación de la Casa Balear de Mendoza en 1963

Fotografía que pertenece a la historia y al patrimonio de los inmigrantes mallorquines

Marzo 2007

Mendoza, Argentina (LB).- Las mujeres conversaban de todos los problemas. De sus maridos, del trabajo agrícola, de la crianza de los hijos, y sobre todo del futuro. No dejaban pasar la vida sin ser protagonistas del destino. Eran amas de casa, madres, compañeras y en muchos casos, empuñaban las herramientas del agro a la par del hombre. Mujeres múltiples que, además, se echaban sobre sus espaldas el peso del desarraigo.

Se reunían periódicamente y eso las aliviaba, tal vez lo hacían una vez por mes, hasta que fundaron, el 17 de mayo de 1963, la Cofradía de la Virgen de Lluc, y esta agrupación dio origen a la creación de la Casa Balear de Mendoza.

“Ocurría que los hombres no tenían demasiado tiempo que perder, según decían ellos, pero la solidaridad entre familias siempre estaba presente, y muchas tenían sus fincas muy cercanas. Siempre se ayudaban ante diversos problemas’’, afirma Antonia Solivellas, actual presidenta de la Casa Balear de Mendoza, al recordar los comienzos de la entidad mallorquina.

“Pero cuando vieron que nosotras estábamos organizadas y podíamos resolver diversos aspectos, tanto desde lo espiritual, como de la realidad concreta, los hombres no podía ser menos que nosotras. Entonces comenzaron a reunirse, hasta que fundaron la Casa Balear, como una forma de estar unidos, de consolidar la solidaridad y también conservar las costumbres y tradiciones baleares’’, relata. Ello ocurrió unos meses después, el 17 de noviembre de 1963.

Fotografía que pertenece al patrimonio balear

Entre las mujeres que fundaron la Cofradía de la Virgen de Lluc, retratadas en una fotografía rescatada por Solivellas, figuran las siguientes:

Arriba, de izq. a der. Elena Squilaghi de Esterich, Antonia Manresa de Mayol, Juanita Orell de Rodríguez, María de Barceló, Magdalena de Bauzá, Isabel Manresa de Manresa, María Lliodra de Canet y Antonia de Cánovas.

Abajo, Paquita Ballesteros, Antonia Solivellas Beltrán (actual presidenta, muy joven en aquel entonces), Isabel Font de Bauzá, Margarita Beltrán de Solivellas, Catalina Nadal Gelabert y Margarita March de Sáenz.

Lógicamente cada una de ellas guarda una historia de vida, de trabajo y esfuerzo, una historia de inmigrantes.

Las celebraciones de la Virgen del Lluc se realizan el primer domingo de setiembre de cada año. En la pequeña capilla de la Casa Balear se encuentra la imagen de la Virgen. También hay una replica en la Iglesia de Rodeo de la Cruz y otra en la Catedral de Loreto, donada por Isabel Font de Bauzá.

“Todo fue creciendo –menciona Solivellas– estamos reunidos en torno de nuestra hermosa sede en Guaymallén, con su amplio salón, sus quinchos, sus escudos baleares y los adornos típicos mallorquines. Tenemos la capilla y muchos proyectos, rodeado de nuestros afectos, de niños y jóvenes”.

“Es cierto que la Casa Balear se tendría haber fundado muchos años antes, pero en los más de 40 transcurridos, una mira para atrás y se da cuenta del enorme trabajo que realizaron los distintos dirigentes y socios que pasaron por la institución’’, asegura.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: