TRILOGíA POP


Más de 130 obras recuerdan las ínfulas del arte popular
Redacción Clave Digital

A 27 años de la muerte del español Rafael Solbes, 21 del dominicano Frank Almánzar y 20 del norteamericano Andy Warhol, los afanes po socializar las obras de arte quedaran expuestas en el Museo de Arte Moderno.

La retrospectiva integra a los escondidos representantes del “pop” dominicano, también contagiados por la mecanización y producción en serie. Esta triple colectiva, que abre el 28 de febrero y cierra el 20 de abril, podría ser la exhibición histórica del centro cultural.

Simbiosis de cuatro décadas
¿Qué tienen en común los dominicanos Giovanni Ferrúa, Antonio Toribio, Darío Suro, Frank Almánzar, Carlos Sangiovanni, Jorge Severino, Silvano Lora, Adolfo Piantini, Martín López y Soucy de Pellerano?

Sus obras, instaladas en el sótano del Museo de Arte Moderno (MAM), son declaradas exponentes del pop-art, por los críticos Danilo de los Santos y Laura Gil.

Agrupadas con el título Lo propio y popular: pop art dominicano, suman 20 las obras que, según de los Santos, “parafrasean los datos de la cultura urbana, abarcan la asimilación del lenguaje visual de la publicidad y el consumo, hasta la estampa religiosa y los íconos de la dominicanidad”.

La investigación que determinó que eran éstos los “pop” tomó más de un año. Determinó que fue en 1960 cuando el estilo comenzó a propagarse, “llega con los aires de libertad” apunta la escritora Chiqui Vicioso, y culmina en el 2000.

La directora del MAM, María Elena Ditrén, adelanta que la colectiva reivindica a los artistas que han contribuido en el desarrollo del arte local, que hasta el momento no han sido estudiados. La museografía seleccionó el Duarte de líneas de Almánzar para comenzar el recorrido, pese a que la obra se hizo una década después que las de Ferrúa, Toribio y Suro, quienes coquetearon, pero no cohabitaron con el pop. Es el “revolucionario de los carteles” el representante máximo. Vicioso apunta sus recursos: del impresionismo tomó el puntillismo, de la escuela Bau-hau las líneas simples, del socialismo la masificación.

Warhol, por vez primera
Más de 70 obras del genio del pop-art, Andy Warhol, llegaron el pasado martes al país, tras una semana de espera, y serán resguardadas con recelo. Debe recordarse que uno de sus retratos sobre Marilyn Monroe fue vendido por US$17,3 millones en 1998, y que en 2005 el de Elizabeth Taylor costó US$12.6 millones.

La cotización en el mercado, sumado a que es la primera vez de Warhol en República Domincana, provoca que el MAM redoble la seguridad. Traer la exhibición requirió dos años de negociaciones entre Cuni Art Gallery y el MAM, con la colaboración de la embajada de Estados Unidos. El curador Faustino Quintanilla seleccionó obras emblemáticas, como la lata de sopa Campbell’s, sus Jackies (composición de ocho imágenes de Jacqueline Kennedy, tomadas antes y después del asesinato de su marido, John F. Kennedy) y retratos de la Monroe (uno de los 13 que hizo). Algunos pertenecen a coleccionistas de Estados Unidos y Europa. Este jueves 22 se conmemorarán 20 años de la muerte del controversial artista.

Extracción de comics
Usando íconos de los medios de comunicación de masas y de la historia de la pintura, el pop-art también dejó huellas en España. Equipo Crónica -integrado por Rafael Solbes, Manuel Valdés, y Juan Antonio Toledo- es el grupo donde fluyó la corriente. Las más de 40 obras que se exhibirán en el segundo nivel del MAM, fueron seleccionadas por la directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), Consuelo Císcar Casabán. Los estilos de Solbes (fallecido), Valdés y Toledo abordan el cartelismo y las tintas planas. Utilizan el pastel, las técnicas mixtas de grafito, arena, papel, acrílica, óleo, guache y la escultura en cartón-piedra y bronce. Sus temáticas recurren a la cultura policial, personajes de Walt Disney y recreaciones de Diego Velásquez, Pablo Picasso y el propio Andy Warhol.

Diálogo con Chiqui Vicioso: “Frank Almánzar socializó el arte”

1. ¿Frank Almánzar, el artista, no se liberó de sus ideales?

Frank venía de una familia antitrujillista de La Vega. Su padre, Tiburcio Almánzar, construyó el mausoleo de las hermanas Mirabal. Su único hermano fue secuestrado y asesinado por la dictadura. Cuando la familia se mudó a la capital continúo su proceso de radicalización. En la Ciudad Colonial conoció y se integró a una cédula del Partido Socialista Popular (PSP) y como era estudiante de Diseño Gráfico hizo las primeras portadas del periódico del partido. También, el famoso afiche de Freddy Valdez, formado con números. Ideales y artista eran uno.

2. ¿De dónde provenía su musa?

Como parte de su militancia y trabajo, consiguió una beca para estudiar en la Unión Soviética, en la escuela de diseño más famosa, la Bau-hau. ¿Por qué selecciona el diseño sobre la pintura convencional? Tenía una conciencia ideológica socialista y quería socializar la obra de arte. Sabía que la única manera de hacerlo era a través de la gráfica, porque con un molde podía imprimir miles de ejemplares y así le quitaba valor de pieza única a la obra de arte. Él socializó el arte en el país.

3. ¿Admiraba a Andy Warhol, pese a su ideología socialista?

En lo absoluto. No le importaba que viniera del capitalismo. Para él, las artes no tenían ideología. Recuerda que Borges apoyó a Pinochet y eso no me hace renegar del gran escritor, tampoco lo renegó Frank, que lo admiraba.

4. ¿Cuál era la definición de Frank Almánzar sobre el pop-art?

Él lo veía como una extensión del gran movimiento de la Bau-hau. Lo concebía como una aplicación ideológica del concepto de socialización del arte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: