La fotografía y la ciudad: Héctor García


Ochocientos y pico de años han transcurrido, más o menos, desde la fundación de México en el centro del lago de Tenochtitlán, de donde surgió nuestra actual Ciudad de México. Los aztecas, nuestros abuelos, se las arreglaron para sobrevivir entre culebras y nopaleras, entre pedruscos que componían el islote al que los habían confinado los habitantes de los pueblos de la ribera del lago, seguros de que sería la tumba de la tribu.

Contra todos los pronósticos, progresaron, se desarrollaron y fundaron un imperio que se extendió al norte, al sur, al oriente y al occidente del continente americano: sus sabios y guías dijeron que mientras el mundo existiera Tenochtitlán sería su centro, y aquí estamos viendo cumplida su profecía en la ciudad más poblada del mundo, que ha sido hecha por hombres capaces de vencer la adversidad y seguir adelante.

La historia de nuestra ciudad se antoja maravillosa e increíble. Historiadores primigenios dejaron memoria a través de las imágenes de los códices, del portento de su arquitectura y del grandioso arte de la escultura azteca. Labrados en piedra están sus dioses y el significado del universo que construyeron en muy poco tiempo.

Como un relámpago, todo se transformó con la conquista pronosticada, pero finalmente todo se asimiló con el caudal de nuestro mundo, el nuevo mundo, esperanza y salvación cumplidas con los tesoros de estas tierras, y el enorme potencial humano de esta civilización, de estas culturas que pasmaron con sus maravillas al viejo mundo europeo, que llegó para renovarse con la sangre de los americanos, para constituirse a través de una mezcla violatoria en la nueva raza que somos nosotros.

Desde el siglo pasado la fotografía ha sido testigo del proceso de lucha cotidiana por una reivindicación de todos los derechos y las libertades conculcados por los gachupines y, a cambio, realizar los sueños y las utopías que ha sido capaz de crear la raza humana. En estas tierras de América convertidas en laboratorios, se han ensayado y continúan ensayándose, a través de luchas sociales y políticas, todas aquellas formas y teorías que pueden lograr una nueva vida, la del hombre renovado que fructifique en justicia y libertad.

Hasta hoy con esas imágenes la fotografía todavía testimonia este esfuerzo sobrehumano por lograr estas condiciones anheladas. Los ojos y las mentes de los fotógrafos de América trabajan incesantemente, las instituciones donde se conservan sus trabajos se multiplican, los medios cotidianos se perfeccionan con estos propósitos en todo el continente y en nuestra ciudad se escriben con luz las dramáticas luchas sociales y los logros que, gota a gota, conforman el caudaloso río de la vida de nuestra sociedad.

Esto es a grandes rasgos la conjunción de la fotografía y la ciudad.

Ante este escenario una reflexión se impone: si en lugar de la cruz y la espada se hubiera usado la fotografía como un medio descubridor, otra sería la historia y otro sería el resultado. La fotografía llegó tarde, aunque nunca es tarde para la verdad y la justicia. Los fotógrafos se afanan testimoniando el drama de la miseria, la explotación y el engaño que durante 500 años nos ha condenado a vivir esclavizados a formas coloniales altamente sofisticadas que aún rinden extraordinarias ganancias a las potencias que clavan sus garras en el cuerpo de nuestro continente.

Los fotógrafos trabajan más para lograr una conciencia nítida de esta situación, por eso es que se trata de desvirtuar su capacidad fundamental: ser testigo irrefutable de la historia, como lo profetizó Balzac cuando nació la fotografía a principios del siglo XIX.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: