La calle es su hogar


Colectivo el codo presenta “La ciudad como escenario”. Graffiti en el peruano- británico

Por Alberto Revoredo

La desventaja de viajar en auto u ómnibus es que, muchas veces, al observar a través de la ventana, podemos mirar, mas no ver.

Por ello, llevar el graffiti callejero a una galería de arte no solo nos brinda la oportunidad de apreciar con mayor detenimiento el trabajo de los artistas urbanos, sino también desterrar la idea de que este es un arte menor y, por el contrario, reivindicarlo como un movimiento generador de toda una corriente artística.

Esta costumbre de escribir en las paredes de lugares públicos es antiquísima. Ha sido utilizada, entre otras, como una forma de delimitar territorio, con fines de protesta, rebelión o como una forma de expresión artística, para expresar amor o furia pandillera.

Desde las primeras pintas con aerosol en Filadelfia, allá por los años 60, que señalaron la aparición del graffiti moderno y su posterior incursión en el metro de Nueva York, marcando la rivalidad entre los barrios.

Y luego, su ligazón con las drogas que invadieron las esquinas, salpicando las pintas de agresividad y vandalismo, lo que a la larga generó su desaprobación y mala reputación, hasta la aparición del estilo tradicional en los años 80, vinculado a la cultura hip hop, el graffiti se caracterizó por ser un arte de la calle.

Y por ello, si bien existen en otros países galerías especializadas en graffiti, la materia prima se sigue encontrando al cruzar la puerta de casa, en el barrio.

En nuestro país, recogiendo las influencias de los primeros grafiteros peruanos, el colectivo El Codo, formado por un grupo de talentosos artistas, se ha encargado, desde hace cuatro años, de recordarnos en paraderos y esquinas que la calle es un maravilloso espacio para comunicar.

Bajo el asesoramiento de Armando Williams, seis jóvenes egresados de la Escuela Nacional de Bellas Artes –Jaime Moya, Ray Uribe, José Ignacio Lora, Valentino Sibadon, Franco Domenack y José Armando Sánchez–, intervienen una vez más en una galería para mostrarnos lo mejor de su trabajo callejero, a partir de un registro fotográfico del mismo.

Allí recapitulan lo mejor de esas evidencias que pueblan muchas paredes de nuestra capital, y que tal vez algunos, con un poco de suerte y mucho tráfico, hemos podido apreciar por unos breves segundos. Cuatro años de aerosol.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: