El intenso contrapunto entre lo fotográfico y lo pictórico en la muestra “Desplazados”

Manuel Erausquin
El intenso contrapunto entre lo fotográfico y lo pictórico en la muestra “Desplazados” conduce a la sana idea de que la mirada de los jóvenes artistas no cae rendida ante la mezquindad de una diminuta frontera. La visión es amplia y diversa: el dejarse influir por otras disciplinas y dialogar con ellas no es pecado. Aunque la verdad es que nunca lo fue, sólo que en otras épocas el prejuicio pudo más.

En ese sentido, en esta exposición los 16 artistas recién egresados de Corriente Alterna y el Centro de la Fotografía han demostrado que el diálogo interdisciplinario es gravitante y provechoso en el afán por acceder a nuevas posibilidades creativas.

Un caso destacable es el de Adriana Tomatis, autora de un tríptico pictórico donde los personajes, un grupo de empleadas del hogar, cuidan a unos niños de clase alta en una fiesta infantil. Ahí, la referencia del desenfoque fotográfico le es útil para conseguir una atmósfera de anonimato: varias desconocidas presentes en la fiesta, pero ninguna perteneciente a ese mundo. La denuncia es expresada de manera genuina, no como pose o lugar común.

En otro trabajo, Brunella Sánchez explora el universo de la identidad transfiriendo su personalidad ya sea a un personaje o a un objeto. Ser uno en otro o darle vida a algo con parte de uno. Esta serie, que también es un tríptico pictórico, viene acompañada de un video que la artista ha concebido para completar su discurso empleando las bondades de otro lenguaje. Una feliz integración donde gana el arte.

MAS DATOS
& Galería Artco (Roaud y Paz Soldán 325, San Isidro) Hasta el 31 de enero

Manuel Erausquin
El intenso contrapunto entre lo fotográfico y lo pictórico en la muestra “Desplazados” conduce a la sana idea de que la mirada de los jóvenes artistas no cae rendida ante la mezquindad de una diminuta frontera. La visión es amplia y diversa: el dejarse influir por otras disciplinas y dialogar con ellas no es pecado. Aunque la verdad es que nunca lo fue, sólo que en otras épocas el prejuicio pudo más.

En ese sentido, en esta exposición los 16 artistas recién egresados de Corriente Alterna y el Centro de la Fotografía han demostrado que el diálogo interdisciplinario es gravitante y provechoso en el afán por acceder a nuevas posibilidades creativas.

Un caso destacable es el de Adriana Tomatis, autora de un tríptico pictórico donde los personajes, un grupo de empleadas del hogar, cuidan a unos niños de clase alta en una fiesta infantil. Ahí, la referencia del desenfoque fotográfico le es útil para conseguir una atmósfera de anonimato: varias desconocidas presentes en la fiesta, pero ninguna perteneciente a ese mundo. La denuncia es expresada de manera genuina, no como pose o lugar común.

En otro trabajo, Brunella Sánchez explora el universo de la identidad transfiriendo su personalidad ya sea a un personaje o a un objeto. Ser uno en otro o darle vida a algo con parte de uno. Esta serie, que también es un tríptico pictórico, viene acompañada de un video que la artista ha concebido para completar su discurso empleando las bondades de otro lenguaje. Una feliz integración donde gana el arte.

MAS DATOS
& Galería Artco (Roaud y Paz Soldán 325, San Isidro) Hasta el 31 de enero

Manuel Erausquin
El intenso contrapunto entre lo fotográfico y lo pictórico en la muestra “Desplazados” conduce a la sana idea de que la mirada de los jóvenes artistas no cae rendida ante la mezquindad de una diminuta frontera. La visión es amplia y diversa: el dejarse influir por otras disciplinas y dialogar con ellas no es pecado. Aunque la verdad es que nunca lo fue, sólo que en otras épocas el prejuicio pudo más.

En ese sentido, en esta exposición los 16 artistas recién egresados de Corriente Alterna y el Centro de la Fotografía han demostrado que el diálogo interdisciplinario es gravitante y provechoso en el afán por acceder a nuevas posibilidades creativas.

Un caso destacable es el de Adriana Tomatis, autora de un tríptico pictórico donde los personajes, un grupo de empleadas del hogar, cuidan a unos niños de clase alta en una fiesta infantil. Ahí, la referencia del desenfoque fotográfico le es útil para conseguir una atmósfera de anonimato: varias desconocidas presentes en la fiesta, pero ninguna perteneciente a ese mundo. La denuncia es expresada de manera genuina, no como pose o lugar común.

En otro trabajo, Brunella Sánchez explora el universo de la identidad transfiriendo su personalidad ya sea a un personaje o a un objeto. Ser uno en otro o darle vida a algo con parte de uno. Esta serie, que también es un tríptico pictórico, viene acompañada de un video que la artista ha concebido para completar su discurso empleando las bondades de otro lenguaje

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: