El arte fotográfico de Man Ray

Exposición muestra obras fundamentales de este creador surrealista

MADRID, España (EFE).— La Fundación Carlos de Amberes, de Madrid, inauguró este fin de semana la exposición Man Ray. Luces y sueños, que plasma el papel jugado por este artista surrealista y dadaísta norteamericano para crear un nuevo arte de la recién nacida fotografía.>La muestra, abierta hasta el 25 de febrero, recorre la obra de Man Ray a través de 85 piezas de la colección Goldberg D’Aflitto, de Nueva York, y que son en su mayoría vintages, es decir, series de imágenes originales realizadas por el propio artista, de un tamaño reducido.”No soy un fotógrafo de la naturaleza, sino de mi propia fantasía”, decía Ray, dibujante, escultor y pintor cuyo verdadero nombre era Emmanuel Ranitzky y a quien se vincula con los grandes de la vanguardia del siglo XX, como Picasso, Juan Gris, Marchel Duchamp o Paul Eluard, con quienes compartió inquietud artística y amistad.Tras estudiar pintura en Nueva York, Man Ray descubrió el arte europeo de vanguardia en una exposición del Armory Show.Casi a la par, descubrió la fotografía a través de su amigo Alfred Stieglitz y se lanzó a practicarla hacia 1915, el mismo año en que trabó una amistad que duraría toda la vida con el dadaísta francés Marcel Duchamp, con quien fundaría el movimiento dadá neoyorquino.Seis años después se trasladó a París y se incorporó al grupo dadá europeo, primero, y al movimiento surrealista, después.A esa época pertenecen películas suyas como La vuelta a la razón (1923), La estrella de mar (1928) y Los misterios del Chateau e Dés (1929), de las que pueden verse fragmentos en esta exposición cuya comisaria es Pilar Parcerisas.En 1940, Man Ray, de origen judío, regresó a América huyendo de los nazis y se estableció en Hollywood, hasta que en 1950 volvió a París.Preocupado por la investigación de las posibilidades que encierra cada expresión artística, Man Ray, que moriría en París en 1976, fue, como señala la comisaria de esta muestra, “uno de los grandes legitimadores de la fotografía como un arte autónomo”.Introdujo técnicas que supusieron una auténtica revolución para la época, como el rayograma —fotografía sin cámara colocando objetos sobre papel sensible y exponiéndolos a la luz— o la solarización, por la que invertía los márgenes de luz y sombra de la fotografía.La exposición de la Fundación Carlos de Amberes, producida por Caixa de Girona, se divide en apartados que coinciden con los temas más recurrentes en la obra de Ray.Estas series arrancan con las fotografías de amigos, los retratos y los autorretratos, con figuras centrales de la cultura del XX como Erik Satie, Paul Eluard, André Derain, Tristan Tzara, Duchamp, Juan Gris y Picasso.Totalmente inéditas son las fotografías del apartado dedicado a Ady Fidelin, una joven bailarina de la colonia francesa de Guadalupe que fue su compañera entre 1936 y 1940.Vienen después las fotografías de objetos cotidianos, a los que Man Ray sabía ofrecer una nueva dimensión. También las que hizo a partir de objetos rituales de la cultura africana o las instantáneas de moda de los años 30 y 40 para revistas como Harper’s Bazaar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: