La noticia en una imagen

Marcelo Plá y la mención de ADEPA
El jurado valoró sus trabajos en la primera participación en los Premios ADEPA al Periodismo. La incidencia de su padre fue central en los inicios en la fotografía
La mañana del 1º de noviembre de 2005 comenzó a escribirse, a pocos metros del acceso principal al diario, la historia de la mención que otorgó a Marcelo Plá la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA). Con un arma en la mano, Alberto Tumini se alejaba de la camioneta donde había provocado heridas mortales a Hugo Aníbal Auzmendi, en un hecho que rápidamente tomó trascendencia pública. El reportero gráfico tomó imágenes que constituyeron un claro testimonio de lo que había ocurrido, con un contenido periodístico muy valioso y reconocido al día siguiente por los lectores.
El motín en la Comisaría Primera y una pelea entre una señora y un joven ocasionada por un accidente de tránsito, también formaron parte de los trabajos que envió a la citada entidad para participar del concurso. “Mario Ceriani me comentó sobre las características de las bases y me las entregó para que pueda tomar conocimiento de los requisitos”, explicó al recordar la manera en que surgió la posibilidad de intervenir. El material principal correspondió al crimen de Auzmendi, mientras que “las otras fotografías las busqué tomando en cuenta el período abarcado en esta última edición”.
En forma independiente de la decisión del jurado, sabía que disponía de fotografías que le otorgaban posibilidades en una propuesta de alcance nacional. En este sentido, le otorgó relevancia al apoyo del director Alberto Maciel. “Me dio un respaldo importante, incondicional. En realidad, él estaba más confiado que yo”, subrayó.
Es la primera vez que representa al diario en un certamen. “Al trabajar en general se piensa en el resultado, no en un premio -puntualizó-. Lo que más me interesa y me gusta es ver la mejor foto que hice publicada al día siguiente, lo demás es un complemento”. En este caso, tal complemento fue nada menos que una distinción muy gratificante alcanzada entre reporteros gráficos de todo el país.

Un aprendizaje
Marcelo Plá tomó contacto con la fotografía a través de su padre Hugo, propietario de un taller mecánico, que practica esta actividad en el tiempo libre e integra Fotoclub Proyecto 3. Su madre es Marta Zylstra y tiene un hermano mayor, Alejandro. Indicó que “comencé como una opción que tenía en segundo plano detrás de mis ocupaciones principales. Hacía otro tipo de fotografías”.
El inicio como reportero gráfico tuvo lugar al incorporarse a LA VOZ DEL PUEBLO, en diciembre de 1998. Un antecedente familiar inolvidable para esta casa y la comunidad lo representa Ricardo Plá, primo segundo de su padre, que perdió la vida con la cámara en la mano cuando cubría una carrera en el Autódromo Segundo Taraborelli. También el automovilismo es una de sus preferencias y mencionó, a modo de ejemplo, que con anterioridad a sumarse al diario, obtuvo una mención en un salón de deportes de Santa Fe con una imagen de Edgardo Lavari en una carrera de Top Race que se concretó en Tres Arroyos.
El primer equipo profesional que utilizó fue un Cannon EOS 50, mientras que en la actualidad se trabaja íntegramente con tecnología digital. Consideró que cada día es una oportunidad para mejorar, porque “siempre tenés algo para guardar, errores y también materiales que te llevan a decir ‘eso está bueno’. Es una práctica que te pone ante algo que no habías hecho antes, no solamente por el tipo de cobertura periodística, sino por las distintas formas en que se puede trabajar sobre un hecho determinado desde la fotografía. Por eso creo que se puede aprender siempre”.
La diferenciación de una imagen periodística frente a otro tipo de composiciones es evidente, tomando en cuenta que “habla por sí sola”. Según manifestó, la percepción entra en juego para saber sobre el valor de una toma; “te das cuenta al sacar una foto en un momento oportuno, que ofrezca información sobre lo que ocurrió o está ocurriendo, más allá que después sea necesario ir a la computadora para confirmarlo en la pantalla. Por lo general, cuando es una situación de mucha importancia, no hay tiempo de chequear en el visor de la cámara si la foto se ajusta a las expectativas, pero antes de sentarte a la computadora hay una idea bastante firme sobre lo que obtuviste”.
La labor cotidiana “con la máquina”, los consejos y la lectura, así como el aprendizaje de la propia experiencia, son los pilares sobre los cuales buscó ampliar su formación. A los 30 años y con ocho como reportero gráfico, recibió una distinción que es un estímulo y un

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: