En Chile se aplaude a fotógrafos bolivianos

Por la muestra Bolivia más allá del tiempo, que se encuentra en Santiago de Chile, han pasado miles de visitantes. La prensa local y mundial ha ponderado el conjunto.

Desde Galicia hasta Australia, la prensa ha dedicado amplias notas a la muestra de fotografía boliviana que Acción Cultural, dirigida por Sandra Boulanger, hace posible en Chile. Los medios locales y agencias del mundo se hicieron eco de la muestra, atraídos por las fotos del Che Guevara muerto, tomadas por Freddy Alborta. Con ese gancho, la mirada extranjera dio el salto hacia lo nuevo que en fotografía se produce en el país: con sorpresa y con elogios por la variedad de conceptos que se desarrollan sobre la imagen fija.

Waldermar Sommer • Una vez más se hace admirar el arte boliviano. Primero fue la maravillosa pintura colonial. Ahora, una especie de síntesis histórica de su fotografía. Nada sabíamos de ella.(…) En líneas generales, cabría caracterizar esta exposición por sus marcadas raíces costumbrista y popular, por su permanente ánimo nacionalista, por el empleo predominante del blanco y negro.

Núñez de Arco. La colección Núñez de Arco da comienzo cronológico a la exposición con un grupo de placas de vidrio de 1910. En amplias dimensiones, un mismo autor anónimo y un mismo protagonista les dan el ser. Corresponde este último a un carismático hombre de estatura muy menguada. Se lo presenta con el ropaje, con la puesta en escena, como animador del más barroco de los mestizajes. Parece encarnar, pleno de dignidad, los poderes político y religioso del siglo XVIII. Dos imágenes suyas —A caballo y Poco más de un metro— resultan de una originalidad y vigor expresivo inolvidables. También anónimos y de comienzos de la centuria pasada hay que destacar la calidad visual y documental de Mineros (L.D. Gismondi), además de la gracia argumental de Comparsa de los bohemios y de Joyería Rubio, ambas de Julio Cordero.

Alrededor del Che Guevara. Ya realizada a fines de los años 60, la serie de instantáneas alrededor del cadáver del Che Guevara ha hecho famoso, internacionalmente y con razón, a Freddy Alborta. Nadie como él supo captar el aura heroica, insólitamente emanada de esos despojos.

Entre los fotógrafos bolivianos de la actualidad, sobresale (…) Sol Mateo. Su propuesta surge más ambiciosa y conceptual que la de sus compatriotas. Así, además de un muy convincente video, opta por situaciones con violento contraste temático (…) Asimismo, una idea bien definida sustenta Antofagasta, de Erika Ewel. Interesante instalación de 2004, consta de un cuarteto fotográfico intervenido, al que se integran, con sencillez y eficacia, agua y unos pocos objetos: pecera y barquito de papel. Sin duda, su mensaje hacia el país visitante no podía ser más explícito. Si ahora la obra del valioso y conceptual Roberto Valcárcel no llega a convencernos —confusa y poco unitaria—, ocurre lo contrario con un fotógrafo naturalista y directo, Patricio Crooker. Su políptico en colores retrata la individualidad de rostros masculinos curtidos con intensidad por la vida. Son los Guerreros (2006) que combatieron en el Chaco. Boulanger recoge La espera. Ahí, su situación y la manera de enfocarla se vinculan a las tomas multitudinarias de cien años antes. El Mercurio

Mario Fonseca • Bolivia es un país difícil por una multiplicidad vital que no permite definirla sin dejar siempre algo fuera. Sean sus etnias originales y la supervivencia de éstas tras medio milenio de dominio blanco; sea su historia de ingentes riquezas y oprobiosos despojos; sea su política de grandes visiones rayanas en lo utópico o de pequeñas ambiciones refociladas en lo pedestre, estas dimensiones contrastantes quedan ilustradas al recorrer su geografía (…) Así, hacer arte en Bolivia resulta también muy difícil: la gravitación identitaria es tan fuerte que los trayectos zigzaguean entre la convocatoria de las raíces vernáculas y la mirada excéntrica por la que sus artistas intentan situarse en el universo contingente y global. La muestra de fotografía boliviana permite atisbar estas vicisitudes (Además de las fotos de archivo), nueve autores que transitan dos generaciones ponen en exhibición sus síntesis de identidades colectivas e individuales, desde testimonios expresivos o interpretaciones oníricas de la realidad. Los retratos empecinados de Crooker o los pájaros de fuego de Palza recolectan datos duros locales para restituirlos con intensidad, en tanto Anastasov y Lampo lo hacen a mayor distancia, con-

signando las ironías de la transculturización. Lombardi exacerba estos intercambios en su escena matrimonial, bordeando el efectismo sociológico, mientras Sol Mateo cae directamente en un epater le bourgois algo trasnochado, si bien salva su Vic-

toria. En Valcárcel parecen converger periplos biográficos, y no tanto en fotografías intervenidas como en una suerte de pinturas digitales cargadas de anécdotas. Boulanger interviene fuentes análogas y digitales con coloreado manual y barnices, en que a veces la imagen de fondo parece querer sustraerse de tanto acopio y otras lo suma como atributo. Ewel, en fin, trabaja la fotografía desde las artes visuales, logrando el desplazamiento de su origen documental a la voluntad de la artista en la consecución de un nuevo espacio expresivo. En lo que nos atañe en Chile, su políptico Antofagasta no puede ser más pertinente, y no tanto por su evocación histórica sino por la emotiva, que es la que finalmente persiste en el tiempo.

La exposición

Título • Bolivia más allá del tiempo, fotografías.

Lugar y fecha • Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago de Chile. Hasta el 31 de diciembre de 2006.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: